Seleccionar página

Descubra las ventajas de la tecnología de curado UV en los sistemas de impresión

 

La tecnología UV contribuye a realizar procesos de impresión de envases más eficientes y ambientalmente amigables. Vea cómo funciona y por qué aplicarla.

Para proteger al medio ambiente algunas industrias están buscando nuevos métodos y procesos que usen menos cantidad de energía y que no emitan sustancias contaminantes.

Por eso, desde los años 70 las tintas y lacas UV están cada vez más presentes en la industria gráfica: flexografía, serigrafía, impresión de envases, adhesivos… Y es que el curado UV tiene muchas ventajas:

  • Los materiales no suponen un peligro para el medio ambiente.
  • El rápido curado del material garantiza eficiencia y rapidez en la producción.
  • Residuo 100% sólido.
  • Calidad superior de impresión.
  • Es posible procesar el producto inmediatamente.
  • Los sistemas de curado son mas pequeños que la mayoría de unidades de secado.
  • Se necesita menos energía que con el secado infrarrojo.
  • Las unidades están preparadas para operar en un par de minutos.

Composición y aplicaciones de la radicación UV
La lámpara puede adaptarse para curar tintas y lacas que responden a diferentes partes del espectro. La siguiente es la composición de la radiación UV:

  1. 30% luz UV (15% UVC, 8% UVB y 7% UVA)
  2. 15% luz visible
  3. 55% infrarrojo (calor)

El siguiente cuadro describe la aplicación que corresponde a cada fuente de luz:

 Este cuadro describe la aplicación que corresponde a cada fuente de luz

Existen también lámparas ozono-ecológicas que están hechas con un vidrio de cuarzo especial que tiene efecto-filtro para la onda baja UVC, la que provoca que se desprenda ozono en la zona de trabajo. En consecuencia, estos tipos de lámpara tienen un impacto positivo en la protección del medioambiente. Aun así debe consultarse siempre con el proveedor de tintas y lacas antes de usar una de estas lámparas.

UV: actualización con una inversión razonable
La experiencia demuestra que la vida útil de una lámpara estándar está entre 1.000 y 3.000 horas; las de metal haluro entre 500 y 1.000 horas. Para maximizar la vida de la lámpara tiene que tenerse en cuenta el diseño del sistema, la refrigeración de la maquina, una atmósfera sin contaminación y la cualificación del personal.

Sin embargo, lo que define una lámpara duradera es que esté hecha con las mejores materias primas y por expertos en la industria. La mayoría de los sistemas de impresión permiten adicionar fácilmente la tecnología UV.

En Latinoamérica existen empresas que ofrecen equipos y partes alternativos, diseñados a medida. Esto permite la reconversión de líneas de impresión existentes, posibilitando prestaciones equivalentes a los de última generación y a valores muy competitivos, con montos de inversión entre 50-60 % inferiores al de sus equivalentes nuevos de primeras marcas. Una ventaja para las compañías pequeñas y medianas con recursos de inversión limitados y grandes exigencias de competitividad y calidad.

× Chat
Share This
/* SUBMENU NO DESPLEGABLE EN MOVILES*/